miércoles, 8 de abril de 2015

205 años con Rep


























205 años con Rep

Desde el 10 de abril hasta el 10 de mayo.


Hay una patria, La Patria, que se nos presenta como un conjunto de símbolos, relatos, fechas, héroes e imágenes. A cada hecho, una postal; a cada prócer, una lámina escolar. La Patria no tiene, propiamente, historia, porque su existencia viene dada de una vez y para siempre. Hay un momento heroico en el que surgen los próceres y los símbolos, y más tarde las cintas, las escarapelas, la bandera y el himno. Un día el pueblo quiere saber de qué se trata, y al día siguiente nos encontramos caminando por plazas, barrios y avenidas que se llaman San Martín, Belgrano, Alvear o Rivadavia. La Patria es el Billiken.

El Mural del Bicentenario no muestra La Patria, y apurémonos a decir que tampoco, en clave revisionista, muestra La Otra Patria. Lo que muestra es una historia hecha de muchas historias, 200 años llenos de gente en los que la patria se está haciendo, deshaciendo y rehaciendo todo el tiempo. En el Mural del Bicentenario están los que no siempre aparecen en la foto. Están apretujados, postergados, bombardeados; están empujando, deliberando, haciendo fuerza, haciendo, literalmente, patria, reinventándose como pueblo en ese hacer.

No hay manera, parece decir Rep, de dibujar 200 años de luchas populares en una lámina. Se necesita una pared, y agregarle una pared a esa pared, y retocar un poco acá, y otro poco más allá, y volver sobre este grupo, y sobre aquel otro, y así.